Seleccionar página

Desde que saliera a la luz todo lo que se puede llegar a hacer y crear con el apoyo de la Inteligencia Artificial, se ha generado un gran revuelo en todos los sectores tanto profesionales como académicos. La verdad, no es para menos. Además de la magnitud del invento, la amenaza viene dada, también por el desconocimiento; cualquier innovación de estas características se convierte en una auténtica revolución precisamente por eso, por el miedo a no saber qué vendrá, los humanos no estamos programados para gestionar correctamente la incertidumbre.

Naturalmente, si esta inquietud se ha infiltrado, decíamos, a todos los sectores, no iba a dejar de ocurrir en el mundo de la comunicación y, especialmente, de la publicidad, con lo inquietos que somos los que nos dedicamos a esto… En este contexto, el pasado 12 de julio IPMARK celebró uno de sus Coloquios de Agencias Creativas, con el tema de la Inteligencia Artificial como eje central. Durante el acto, se debatió acerca de lo que parece ser una amenaza para el trabajo diario de las empresas creativas. Sin embargo, más que en el temor, todos coincidieron en que se trata de una buena herramienta que acompaña y permite realizar el trabajo de forma más rápida, de ahí que su implementación en las empresas esté aumentando de forma considerable; “el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad, el uso de Inteligencia Artificial en las empresas ha aumentado este año hasta el 11,8%, 3,5 puntos porcentuales más que el año pasado, y en aquellas empresas con diez o más empleados, la IA sirve de herramienta, sobre todo, para la automatización de flujos de trabajo y ayuda en la toma de decisiones. Su uso se ha incrementado del 38,6% al 46,2% en el último año.”

Fuente

Pero, ¿y qué ocurre con la planificación de medios? Debemos tener miedo ante esta nueva realidad o debemos considerarla una herramienta al servicio de la voluntad humana? En los 150 años que llevamos en esto, en Roldós Media hemos pasado por todo tipo de cambios -desde la invención del teléfono hasta el uso cotidiano de la máquina de escribir-  y revoluciones –desde la implementación de los televisores en los hogares hasta la llegada de Internet- y aquí seguimos. Tenemos suficiente experiencia como para saber que la energía, ni se crea ni se destruye, se transforma. 

Somos de los que pensamos que la IA puede sernos de gran ayuda, especialmente para mejorar nuestras planificaciones y poder alcanzar impactos más útiles y menos invasivos. Permite crear sistemas capaces de simular la capacidad humana de la cognición, incluyendo acciones, como razonar, percibir, comprender y tomar decisiones, pero con el valor añadido de que puede analizar millones de datos y combinar algoritmos. Entre muchas otras cosas, nos permite realizar análisis a tiempo casi real; es decir, podemos analizar los datos de manera inmediata, es decir, adaptar las decisiones según los resultados. Esto permite que la segmentación también sea mucho más precisa y que podamos acercarnos más y mejor a los consumidores de cada cliente. ¡Cualquier anunciante sabe lo importante que es eso! Asimismo, el análisis de datos permite la adaptabilidad de la publicidad que se emite con la información y/o el tipo de portal que la alberga; es básico que haya una relación clara entre ambos. Todo ello gracias a la adaptabilidad de contenido; podemos realizar publicidad a medida a tiempo real, gracias al minucioso conocimiento que se tiene de la audiencia y/o consumidor. Pero estas cuestiones se centran en el proceso de planificar… ¡Imaginaos, pues, la información (en este caso, información es mucho más que datos) que se puede llegar a recoger tras la campaña! La de puertas que se abren…

En cualquier caso, y como decíamos al principio, es indispensable que tanto antes, durante como después de la implementación de una campaña, la presencia humana controle y analice todas las fases. Hay variables que se escapan a la Inteligencia Artificial y que dependen más de la Inteligencia Emocional. Así que si tú eres de los que te gusta tratar con personas, pero quieres saber más acerca de lo que la IA puede llegar a hacer por ti, no dudes en contactar con Roldós Media. te aseguramos que al otro lado del teléfono no te responderá ni Siri, ni Alexa, y que este post no lo ha escrito Chat GPT.

Carolina Serra