Seleccionar página

¿Es mejor una campaña de Autobuses o de Display?

Hoy en día parece que no adentrarse en el terreno digital es un error, pero aunque pueda parecer curioso los formatos tradicionales (algunos por lo menos) todavía dan guerra.

Si nos centramos en las campañas de Branding, una de las opciones de los medios tradicionales sería una Campaña en Autobuses, mientras que si optamos por el digital tendríamos las campañas de Display (ya sean a través de Google Ads o de publicidad programática).

¿Qué es mejor?

Si bien es cierto que las campañas en autobuses son difícilmente medibles (¿cuántos usuarios target han visto el anuncio realmente?) lo cierto es que un anuncio en un autobús se ve. Mientras conduces, mientras caminas… unos le harán más caso que otros, pero si el recorrido y la frecuencia están bien pensados el impacto está prácticamente garantizado.

Las campañas de Display se miden más fácilmente (el anuncio ha alcanzado a x millones de personas) pero en cambio la realidad es que la mayoría de usuarios pasan el anuncio a la velocidad infernal de su dedo deslizándose. Está claro que algo se queda en alguna cabeza, pero seamos críticos: si todos los millones y millones de alcances que se hablan en las campañas de Display fueran ciertos, todos nos pasaríamos la vida viendo anuncios en el móvil.

Luego están las acciones que producen esos anuncios. En el caso del autobús la reacción inmediata es muy difícil. Mientras vas en coche es imposible (o al menos es ilegal) comprar un viaje al exótico destino que acabas de ver en el bus de delante. Es por ello que las campañas de Branding a medio largo plazo son casi siempre más útiles.

En el caso de la publicidad Display, sí que puedes en un click comprar lo que se te esté anunciando, pero la realidad también es que las tasas de conversión de este tipo de anuncios son cercanas a 0. Pocos compran cuando lo que en realidad están esperando impacientes es a ver su serie favorita o similar. Otro tema es las campañas de búsqueda, dónde el usuario está buscando proactivamente nuestro servicio o producto.

Así que en nuestra opinión, en este caso es confiar en el método tradicional, pues aunque pueda parecer lo contrario, da más garantías de éxito. De todas maneras, lo mejor sería hacer dos campañas por separado y decidir. Si queréis, en Roldós podemos asesoraros en ambas opciones.

Falta de stock en la Campaña de Navidad

La crisis global de suministros que vive actualmente el mundo, debido por un lado, a la falta de semiconductores, y por otro a nuestra dependencia de la producción en China, y al transporte marítimo, está escalando ya a la economía mundial.

Nuestros consumidores ya están empezando a notar la falta de producto en las tiendas, y esto adelanta sus compras por miedo a quedarse sin los regalos para sus familiares.

Si hace unos años, la campaña de navidad ya venia adelantándose con compras en Blackfriday, este año, es posible que muchos adquieran sus productos antes de esta fecha.

Pero, ¿Cómo está afectando esto a las campañas de las marcas?. Sabemos que la venta de los productos en navidad, incluso en años raros como el pasado con el coronavirus, se disparan y las ventas suben, bien sea en tiendas, o con ventas online, pero ¿Qué pasa si no tenemos stock suficiente para la demanda? ¿Debemos realiza campañas de publicidad?

Si centramos nuestra campaña en productos concretos, podemos generar el efecto contrario en nuestra imagen de marca, si al llegar a nuestra web el producto no tiene stock, este tipo de acciones generan mala imagen, y debemos tener gran cuidado y hacer un seguimiento de estas acciones para evitar que sucedan.

¿Pero que podemos hacer para evitar parar nuestras comunicaciones? En estos casos lo mejor es orientar nuestras inversiones a campañas de Imagen de marca, o otras prestaciones de nuestros servicios, como descuentos generales, o condiciones especiales, nada centrado en productos específicos, ya que puede ser una trampa mortal.

Muchas marcas están optando por esta vía para dar salida a sus presupuestos y desde Roldós creemos que es una buena opción para seguir comunicando y no perder posicionamiento y mantener nuestra imagen de marca en la mente del consumidor.

 

Carolina Santiago. Planificación de Medios.

Las 100 marcas con mejor reputación en USA

Leo en Visual Capitalist un informe sobre la reputación de las marcas en los Estados Unidos. La empresa de encuestas Axios Harris hizo 43.000 entrevistas. La reputación de la marca es muy importante para sus ventas, su cotización, estar en la mente del consumidor, y todas las variables que todos conocemos.

No sorprende que MODERNA esté en el nº 3 del ranking o Pfizer en el 7º, debido a la pandemia Covid-19. Sorprende que la nº1 no sea una tecnológica o Coca-Cola, sino Patagonia, una empresa de ropa que dona un 1% de la facturación a grupos de defensa medioambiental.

Las tecnológicas son las que tienen más valor monetario en el mercado (en Mayo’21 Apple valía 2.051 millones de dólares, Microsoft 1.778, Amazon 1.558, Facebook 839), pero no son las de mayor reputación: Apple ocupa el lugar 16, Microsoft el 36, Amazon el 10 y Facebook el 98. Por cierto, Coca-Cola está en el puesto 58…).

¿Será que el consumidor está cambiando sus preferencias? Parece que los valores éticos de la empresa, que pueda demostrar que toma acciones (de verdad, no sólo de palabra) que benefician a la solidaridad, el medio ambiente, la sostenibilidad, los ODS’s… gozan de un mayor reconocimiento de la población.

El ranking completo aquí.

En Roldós Media podemos pensar contigo en qué Medios utilizar para mejorar la reputación de tus marcas. Llevamos 149 años haciéndolo para nuestros clientes.

José Manuel Casasnovas Roldós.

La transformación de marca: una comunicación con hechos

Leo en el último número de la revista “Capital” un artículo de Miriam Puelles en el que dialoga con dos personajes del mundo publicitario: Celia Caño y Alberte Santos-Ledo. Tratan sobre “La transformación de marca”.  Se habla de “pensar a largo plazo”, “entender lo que la marca quiere comunicar”, “tener un propósito”…

Para mí, lo más relevante lo comenta Celia al decir que “las únicas marcas que sobrevivirán en el tiempo son aquellas que sean capaces de lograr que el consumidor perciba una vinculación entre su actividad empresarial y la resolución de problemas sociales y medioambientales.

Creo que será así. La gente está cada vez más sensibilizada por situaciones de injusticia que van desde las víctimas de guerras absurdas, las dificultades de los inmigrantes, las consecuencias del cambio climático en poblaciones vulnerables, la desigualdad en la distribución de la riqueza y, tantas otras, recogidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Desde el mundo académico se están impulsando estudios para formar a los futuros profesionales en estos temas, como por ejemplo el nuevo grado de ESADE sobre “Transformational business and social impact”. En este grado se impulsa a los estudiantes a crear su propio proyecto, a modo de start-up,  poniendo el foco en el impacto social que la futura organización aportará en su entorno. El objetivo lo tienen claro: empoderar a los jóvenes emprendedores con una sólida conciencia social para proponer nuevas alternativas que mejoren el bien común.

Las marcas que comuniquen (y respalden con hechos probados, no sólo de propósito) su contribución a solucionar los problemas sociales y medioambientales, tendrán un lugar preferente en la mente de muchos consumidores a la hora de comprar productos, utilizar servicios o tomar decisiones de inversión.

Por eso, si te podemos ayudar en estos temas, no dudes en contactar con Roldós Media.

José Manuel Casasnovas Roldós.