Seleccionar página

Hoy tenía que escribir este artículo y buscaba inspiración. En mi caso era un artículo sobre contenido digital, pero en realidad lo que digo sirve para todo. A veces la inspiración llega antes y a veces tarda más. Pero siempre tiendo a pensar que cuanto más navegue por Internet, cuantos más posts vea en linkedin, cuanto más scroll haga en Instagram o TikTok antes llegará. Y no siempre es así.

Sin duda hay información interesante en todas esas plataformas, pero sin duda también hay mucha basura, entendiendo por basura no algo que huele mal en sentido literal, sino algo que no sirve para absolutamente nada. Porque si ves un post durante 3 segundos y al 5 ya te has olvidado de él, convendremos que su utilidad es escasa, ¿correcto?

Bien, ante este panorama, una alternativa para la búsqueda de inspiración digital es directamente lo contrario. Salir a la calle dejando el móvil en la oficina, dar dos o tres vueltas a la manzana y observar, a ver qué puede ser útil. Quizás un escaparate original, quizás una pareja caminando mientras miran cada uno su móvil, quizás un dependiente que te saluda, quizás un turista vestido de manera estrafalaria… creo que todas esas situaciones te pueden inspirar tanto o más que un «gurú» hablando en linkedin.

O simplemente, como ha sido el caso de este artículo, el pararte a pensar un rato, pero sin influencias tecnológicas, solo tú y tu mente, escudriñando lo que hay escondido entre las telarañas. Y a ser posible al aire libre, para que el aire de un empujón a las neuronas.

Si necesitas inspiración, búscala en múltiples lugares. Uno de ellos puede ser Paseo San Juan 160.

Ignacio Casasnovas – Socio de Houser & Houser