Seleccionar página

Leo en el último número de la revista “Capital” un artículo de Miriam Puelles en el que dialoga con dos personajes del mundo publicitario: Celia Caño y Alberte Santos-Ledo. Tratan sobre “La transformación de marca”.  Se habla de “pensar a largo plazo”, “entender lo que la marca quiere comunicar”, “tener un propósito”…

Para mí, lo más relevante lo comenta Celia al decir que “las únicas marcas que sobrevivirán en el tiempo son aquellas que sean capaces de lograr que el consumidor perciba una vinculación entre su actividad empresarial y la resolución de problemas sociales y medioambientales.

Creo que será así. La gente está cada vez más sensibilizada por situaciones de injusticia que van desde las víctimas de guerras absurdas, las dificultades de los inmigrantes, las consecuencias del cambio climático en poblaciones vulnerables, la desigualdad en la distribución de la riqueza y, tantas otras, recogidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Desde el mundo académico se están impulsando estudios para formar a los futuros profesionales en estos temas, como por ejemplo el nuevo grado de ESADE sobre “Transformational business and social impact”. En este grado se impulsa a los estudiantes a crear su propio proyecto, a modo de start-up,  poniendo el foco en el impacto social que la futura organización aportará en su entorno. El objetivo lo tienen claro: empoderar a los jóvenes emprendedores con una sólida conciencia social para proponer nuevas alternativas que mejoren el bien común.

Las marcas que comuniquen (y respalden con hechos probados, no sólo de propósito) su contribución a solucionar los problemas sociales y medioambientales, tendrán un lugar preferente en la mente de muchos consumidores a la hora de comprar productos, utilizar servicios o tomar decisiones de inversión.

Por eso, si te podemos ayudar en estos temas, no dudes en contactar con Roldós Media.

José Manuel Casasnovas Roldós.