Seleccionar página

Que los profesionales del mundo de la publicidad nos paseemos por las calles, tiendas, museos y otros lugares para descubrir tendencias y nuevos hábitos de ocio y consumo, o como simple fuente de inspiración, es algo mucho más habitual de lo que algunos piensan. Lo curioso es que una de estas modernidades sea, precisamente, una tienda de objetos antiguos, o, como ellos mismos lo llaman: un “revival de la casa de tu abuela”. Y allí es donde nos hemos detenido esta semana.

Ubicado en el barrio más in de Barcelona, este pequeño establecimiento, que aún conserva el rótulo exterior de los comercios que le precedieron, ha sabido consagrarse y hacerse un nombre a medida que han pasado los años.

Estamos convencidos de que, cuando se inauguró, muchos pensaron en la dificultad de supervivencia; al fin y al cabo, a todos nos encanta frecuentar o visitar de manera aislada, según cada cuál, este tipo de establecimientos, al tiempo que nos quedamos ensimismados ante estos artículos que nos resultan tan familiares, pero pocas veces estas visitas acaban en compra, no nos engañemos.

La Moderna Singular se ha convertido en un referente para todos aquellos que aprecian los pequeños detalles; es mucho más que una tienda donde se venden todo tipo de objetos, anuncios y productos de alimentación de hace muchos pero que muchos años. El exquisito trato que uno recibe por parte de quienes la regentan (aunque la visita no acabe en compra), las amplias explicaciones acerca de los diferentes productos que se venden, y el deleite sensorial que uno experimenta cuando traspasa la puerta de entrada son algunos de los valores que convierten un acto que podría tornarse cotidiano, en una agradable experiencia con un poso cerebral que propicia la fidelización de su clientela. Gracias a todo ello, ha sabido hacerse un hecho en el barrio, cada vez está más frecuentado por gente que sabe apreciar las piezas de calidad y apuesta por el comercio de proximidad.

Manteniendo las distancias, nos recuerda a las famosas tiendas-museo que alberga Salàs de Pallars, cuyo impulsor, el historiador Francesc Farràs, recibió, hace un par de años, el premi Joan Amades 2017 de Cultura Popular i Tradicional por su dedicación a preservar el patrimonio etnológico desde el ámbito local, un premio que reconoce las trayectorias de quienes impulsan el estudio, la promoción y la dinamización de la cultura popular y tradicional catalana, algo que en Roldós nos encanta. Igual que nos sucede a nosotros, la moderna imagen que hoy presentamos al mundo, la avala, precisamente, nuestra veteranía y nuestra pasión por el pasado. Podría decirse que, cuanto más moderno, más parejo de lo antiguo.

https://turistren.cat/index.php/fitxa/botigues-museu-salas/

Y es que para nosotros es un gusto detenernos en iniciativas como esta, sean de la índole que sean. Así que,  si hace unos días cedíamos este espacio a nuestros queridos amigos del Musseu del Disseny de Barcelona, y a la magnífica labor que están llevando a cabo con la exposición “El boom de la publicidad”; hoy nos ha apetecido hacer lo propio con esta tienda barcelonesa. A ver cuál será nuestra siguiente parada…

Carolina Serra, Departamento de Marketing
A %d blogueros les gusta esto: