Seleccionar página

Quién nos iba a decir que en pleno siglo XXI la innovación, en esto de los medios de comunicación, residía en algo tan añejo como el papel. O lo que es lo mismo, en lo analógico y tradicional. Pues parece que así es. A pesar de que hay muchos casos, algunos con más éxito que otros, hoy nos centramos en Foodie, una revista de periodicidad semestral cuyo contenido es la cultura foodie. Pero, vayamos por partes. ¿Qué es un foodie? Para ellos este es un término que acuña a aquél “que tiene un interés refinado por los alimentos y las bebidas, busca nuevas experiencias de comida como un hobby en lugar de simplemente comer por conveniencia o por hambre. Es el típico amigo que conoce el restaurante de moda, que comparte en sus círculos sociales las maravillas que crea algún chef de autor”.

Pues bien, como en tantas ocasiones, esta iniciativa nace tras la detección de una necesidad: Acercar contenidos foodies a un nicho de mercado muy concreto -quien por lo visto carecía de algo así- y dar voz a quienes “tienen algo que decir al mundo”, según atestigua la propia revista. Más allá de los reality, tan de moda en los tiempos que corren, estar al día de cocina y de hostelería se ha convertido en un hobby para unos y en un oficio para otros. Y, siendo este un público tan exquisito y detallista, este proyecto no podía vestirse de otro modo que no fuera el papel. Y no cualquier papel ni cualquier formato, a la vista está.

Fuente: https://foodie-culture.com/la-revista/

A tenor de sus ocho portadas, algo deben estar haciendo bien para que los personajes más ilustres de los fogones españoles acepten aparecer en ella. Pero, vayamos al grano: ¿cómo sobrevive una apuesta tan arriesgada? Y es aquí donde entra en juego nuestra fantástica profesión: la publicidad. Sí, en soportes de este tipo la publicidad se convierte en moneda de cambio para todas las partes. Unos, los anunciantes, ansían aparecer porque el público objetivo está muy identificado y el lector, muy receptivo. Los otros, la revista, porque necesitan de los anuncios para seguir garantizando su continuidad y, sobre todo, su calidad, clave de su éxito. Y los últimos, los lectores, porque si la contratación está bien hecha, y suele estarlo, los anuncios son siempre interesantes ya que van en la línea del contenido de la revista, directa o indirectamente.

Fuente: https://hombres21.com/foodie-culture-la-biblia-los-comidistas/

Pues bien, esta realidad la conocemos muy bien las agencias de planificación de medios. Pero para poder contemplar según qué opciones, es necesario indagar a fondo cada mercado, algo que no todos pueden presumir de hacer. Y no por dejadez, sino por estructura; la fisonomía de cada agencia es diferente, y no todas pueden destinar tiempo, esfuerzo y recursos a indagar según qué mercados tan locales. La trayectoria de Roldós Media nos ha llevado a investigar mercados y medios de manera global, pero también de manera local y específica. En este negocio no siempre prima la cantidad de impactos, sino su calidad. Por eso es tan importante conocer todos los soportes que cohabitan en este complejo y feroz mercado; no debemos olvidar que más allá de los datos y la información que nos aportan las principales herramientas con las que trabajamos, hay vida. Y mucha. Y, por lo que parece, próspera. Si quieres conocer cuáles son los medios y soportes más apropiados para tu empresa, no dudes en contactar con nosotros. Hasta entonces, buen provecho.