Seleccionar página

Las personas que piensan en argumentos para que sus productos o servicios tengan más impacto en el consumidor, les gusta señalar características DIFERENCIADORAS para destacarse de sus competidores. En los últimos tiempos ganan protagonismo los aspectos EMOCIONALES a los RACIONALES, y dentro de los primeros, los hay que destacan “en positivo” temas relacionados con el medio ambiente, la salud, las energías renovables, la mujer en el trabajo o el colectivo “senior”.

Bodegas como Perelada hacen gala de “la nueva bodega del Empordà, que será la primera en Europa que tendrá la certificación ambiental LEED Gold concedida por el US Green Building Council”. Destacan, por encima de la calidad de sus vinos, el Liderazgo en Energía y Diseño respetuoso con el entorno.

Hay Bancos como Triodos que destacan “su contribución a que el dinero trabaje para lograr un cambio social, ambiental y cultural positivo”, y sus inversores asumen que van a tener un menor dividendo respecto a otras inversiones, pero aun así mantienen esa elección porque para ellos, y generalizando, está por encima la mejora de la sociedad al beneficio adicional que pueda obtener invirtiendo en otras compañías.

Otros Bancos más “clásicos” optan por vectores diferentes pero también en boga, como la igualdad de género o el talento senior. Así CaixaBank, BBVA y Santander lideran el GEI (Gender Equality Index) como “empresas más comprometidas con la igualdad de género a través de sus políticas y la transparencia en la divulgación de sus programas y datos relacionados con el género” en España. Además, CaixaBank es la primera de las empresas del Ibex-35 en el ranking de transparencia en la gestión del talento senior, que señala aspectos como diversidad y no discriminación, datos por edades, reconocimiento de su colectivo senior y el impacto antes y después del cambio de la etapa de jubilación (este estudio lo lleva a cabo la Fundación Compromiso y Transparencia).

La reciente y aplaudida campaña de Damm y los cocineros famosos confirma que el compromiso, la unión de intereses, la capacidad de resiliencia y las ganas de salir adelante en estos tiempos difíciles calan en el consumidor más que si sólo explicamos las bondades del producto. 

Este giro hacia tener valores más éticos o una misión social que va más allá de la generación de retornos para los accionistas, es una tendencia clara en la sociedad. En cualquier caso, es importante que estos cambios no sean simplemente superficiales o de cara a la galería sino que supongan cambios sustanciales en la organización. Si no, en una época en que cada vez tenemos más información sobre las actuaciones empresariales, determinadas campañas de marketing se pueden acabar girando en contra.

A medio y largo plazo, las estrategias y las campañas que reflejan cambios reales y sinceros de las empresas son las que crearán una relación estable y de beneficio mutuo entre las compañías y sus diferentes grupos de interés. En Roldós podemos colaborar en la elección de los Medios adecuados para comunicarlo.

 

José Manuel Casasnovas Roldós
Consejero Delegado Roldós Media