Seleccionar página

Todos estamos siendo testigos del fenómeno ‘Rosalía’. No sabemos qué corazón discográfico habrá conquistado esta catalana, pero de lo que no nos queda ninguna duda es de que ha sido un auténtico flechazo. Y de este romance ha sido testigo el mundo entero, su nombre suena por todo el planeta. Pues sí, es lo que tiene ser un fenómeno… Pero no nos engañemos, no es la primera vez que ocurre algo así con nuestros cantantes. Parece que lo español, gusta. No sabemos si por el punto ‘cañí’ que aún desprendemos por los poros de la piel, por ese ritmo latino que evocamos sin darnos cuenta, o porque realmente somos auténticos. Muchos han sido los artistas cuyo éxito ha traspasado cualquier frontera, muy especialmente cantantes de la canción española, que en su día cruzaron el charco al son de acordes copleros y otros tantos palos flamencos. Lola Flores, Raphael, Rocío Jurado o Camilo Sesto se convirtieron en referentes de la canción, aquí y allí.

TELVA

Pero no hace falta retroceder tanto en el tiempo, lo mismo sucedía no hace tanto con algunos cantantes que la Academia de Operación Triunfo ha tenido entre sus filas. David Bisbal, David Bustamante o Alfred García han sido testigos de este trampolín que les lanzara, de golpe, al reino del éxito. Y detrás de esa ventana es donde en su día se frotaron las manos aquellos anunciantes avispados que supieron ver a tiempo lo que presagiaban esas inocentes estrellas. Y al otro lado de esa ventana se quedaron aquellos otros anunciantes que no supieron ver, ni a tiempo ni a destiempo, las oportunidades de negocio que se les presentaban. En juego estaban la imagen de marca y las posibles ventas millonarias, pero solo había sitio para unos pocos.

Youtube

Porque vender es bueno, claro está, pero en ocasiones hay que apostar por estas jóvenes promesas y dejar que el público, tu público, te asocie a ellas; puede ser mucho más rentable, más creíble, y más duradero. Y eso, eso no tiene precio. Sin embargo, también es cierto que hay ocasiones en que el éxito de una marca –vinculado a un artista– es fruto del azar. Si, por ejemplo, pedimos a los anunciantes de cosmética que piensen un deseo, todos lo tendrán muy claro: querrán ser la marca de pintauñas de Rosalía. Pero solo una lo ha logrado, y quizás ‘la de toda la vida’ sea la elegida. A eso se le llama azar, y en este sentido, Roldós Media poco puede hacer…. Pero si estás pensando en llevar a cabo algo un poco más elaborado, donde prime la genuinidad y la adecuación, entonces sí podremos entendernos. Trabajar en planificación de medios implica mucho más que comprar espacio y tiempo; si quieres ver cómo tu marca puede estar junto a un artista cruzando charcos, océanos y otras fronteras, no dudes en llamarnos. Porque, cuando no es cuestión de suerte es cuestión de saber hacerlo bien. Y de eso, sabemos un rato.

Carolina Serra, Departamento de Marketing