Seleccionar página

Cumplir 100 años, en el difícil arte del comercio, no es tarea sencilla, como tampoco lo es en el complejo mundo de la publicidad, dicho sea de paso. Hace apenas dos semanas, Nestlé España publicaba con orgullo la noticia: el 17 de septiembre de 1920 se constituyó en Barcelona la sociedad Nestlé, Anónima Española de Productos Alimenticios, denominación que en 1995 cambiaría por la actual Nestlé España.

Sin embargo, como se puede leer en la página web de la compañía, su presencia en nuestro país es anterior a esta fecha: el 18 de noviembre de 1879, se publicó un anuncio en La Alianza de Valencia –el primer anuncio de Nestlé que se conoce en España– en el que se informaba de la venta de botes de Harina Lacteada de Henri Nestlé, fundador de la Compañía. Así, “a principios del siglo XX, la Harina Lacteada Nestlé era un producto bien establecido en nuestro país, tal y como lo demuestra la variedad de testimonios publicitarios que han llegado a nuestros días. Sin embargo, su difusión estaba supeditada a las barreras arancelarias aplicadas a los productos de importación, instauradas con el fin de proteger la industria nacional. Tal situación dio lugar, en 1905, al establecimiento industrial de Nestlé en España.”

Nos apetece destacar esta efeméride porque Nestlé puede presumir de haber llevado a cabo un gran número de iniciativas publicitarias, muchas de las cuales tuvieron un amplia repercusión popular y mediática, dos aspectos clave para sus cuentas de resultados. Las ventas de sus productos en mercados nacionales e internacionales así lo demuestran. Y como es habitual en este blog, nos gusta honrar y reconocer el trabajo bien hecho, y si encima se trata de casos centenarios, aún disfrutamos más. Es de justicia valorar la labor de quienes fueron pioneros y supieron hacerse un hueco en el mercado a golpe de emprendeduría pero, sobre todo, gracias a su esfuerzo. Como muestra, a continuación repasaremos algunas acciones publicitarias de la compañía y veremos que se puede sobrevivir, a pesar de las vicisitudes del contexto. Eso sí, hay que atreverse y saber hacerlo bien.

Así, en 1927 encontramos acciones como las que muestran las imágenes de abajo –ambas publicadas en la muestra “Publicitat a Catalunya 1857-1957. Roldós i els pioners” –, en las que se aparecen una caravana publicitaria en el Turó Park, y una Carroza con la que Nestlé participo en la rua de carnaval de Barcelona, respectivamente.

Vemos también esta maravillosa campaña de ‘Harinas Lacteadas Nestlé’, publicada en 1935 en la revista Crónica, y orientado a las madres lactantes. En esta ocasión, junto al anuncio se distribuían muestras gratuitas del producto –acción conocida como sampling– para que las lectoras pudiera probar, de primera mano, las bondades del producto, una cuestión de vital importancia si tenemos en cuenta que estaba en juego la alimentación del consumidor final: sus propios bebés.

O en esta otra ocasión en que, en 1955, la marca de leche condensada organizó un festival con una serie de concursos, bailes y actuaciones. Esta modalidad era muy habitual a mediados del siglo pasado. Lo curioso de este tipo de iniciativas se concentraba en los premios; por lo general eran cuantiosos y pretendían cautivar a todos los miembros de la familia -aunque más especialmente a quienes se encargaban del proceso de compra.

Estas maravillosas campañas son solo algunas muestras de que, con valor y mucha precisión en cuanto a presupuesto, tipo de campaña y público objetivo, se puede logar el éxito. Para ello, es importante estar bien asesorado, por lo que, si estás pensando en realizar lago así, o sencillamente no sabes qué, en Roldós Media podemos asesorarte. 100 años de vida solo se cumplen con 100 años de savoir faire.

 

Carolina Serra

Marketing Strategies