Señores anunciantes: escuchen, es tiempo de festivales

De un tiempo a esta parte, la llegada del verano representa, además de grados, kilos y helados, música. Los festivales musicales se han situado a la cabeza de las actividades más deseadas en estos largos y soleados días veraniegos. Los días de vacaciones propician a la diversión, y si hasta ahora las discotecas y las carpas al aire libre eran las mejores opciones para resolver esta necesidad, ahora los conciertos y los festivales han tomado el relevo. Y la oferta es infinita: los hay para todos los públicos, durante diferentes fechas, con estilos de música variados, en entornos tanto urbanos como rurales, de muy distinto formato, de carácter nacional e internacional… Para todos los gustos, vamos.

Desde el punto de vista de una agencia de medios como es Roldós Publicidad, siempre atenta a las posibilidades anunciadoras que ofrece cualquier actividad susceptible de convertirse en medios y/o soportes publicitarios que ofertar a sus clientes, estos eventos representan un fenómeno digno de ser analizado. Realmente, el público objetivo de los festivales está cada vez más definido. Existe un gran número de herramientas que nos aportan una valiosísima información de cada uno de los individuos que decide invertir unas cuantas horas de su tiempo de ocio y una parte de su dinero a escuchar música.

Estos mecanismos de control los encontramos en, por ejemplo, las App de cada festival, que recogen datos sobre la usabilidad, el dispositivo desde donde se navega, cuál es la sección o la información más consultada, etc. Asimismo, la obligatoriedad, en muchos casos, de registrarse para poder realizar la compra de las entradas y abonos permite recopilar una importantísima base de datos gracias a la cual se establecerán posteriores comunicaciones, algo muy útil no solo para establecer un diálogo con el público objetivo sino para medir su respuesta a cada información (promociones, encuestas, ofertas, etc.) que se transmite.

Por otro lado, la participación de los usuarios en las redes sociales también permite obtener valiosísimos datos cualitativos y cuantitativos de los usuarios. Por su parte, y ya en el recinto del festival, los chips que integran las entradas –diseñadas a modo de pulseras– permiten medir y registrar minuto a minuto las entradas y las salidas de los asistentes y el gasto que cada uno de ellos realiza en el recinto.

Efectivamente, cada festival está orientado a un público determinado que tiene algo en común: su pasión por una determinada música. Seguramente, si se toman en cuenta todos los datos obtenidos mencionados en el párrafo anterior, se puede trazar un retrato robot de cada uno de los asistentes (una información muy valiosa para la toma de decisiones futuras) y ver cómo, este grupo homogéneo está integrado por varios subgrupos, uno de los cuales puede ser determinante para una marca concreta. Por tanto, las posibilidades son muchas; existe un público potencial primario, y otro/os secundario/os. Y este público secundario puede resultar, a su vez, muy interesante para captar y fidelizar a quienes, en un futuro, puedan acabar ocupando el primer puesto en el punto de mira de los anunciantes.

Hace un tiempo, leíamos un post muy interesante acerca de este asunto: “Festivales de música: escenario ideal entre marcas y millennials”. En este caso, se refería a la vinculación de los festivales con los millenials. En Roldós, en cambio, pensamos en un público muchísimo más amplio, al fin y al cabo, en esta oferta anunciador ilimitada que comentaremos a continuación, pensamos en todas las generaciones que dedican unas horas a asistir a festivales. Se ha demostrado que, del mismo modo que la música no tiene edad, los festivales, tampoco.

En este sentido, uno de los grandes aspectos que debemos destacar es la gran posibilidad de opciones publicitarias que presentan estos eventos. Sí, no nos engañemos. La presencia de nuestras las marcas de nuestros clientes se puede manifestar de muchas maneras diferentes y en distintos espacios, y las podemos vincular a un único concierto o al festival en su totalidad. Asimismo, las acciones comunicativas que se pueden llevar a cabo ante un público tan predispuesto a pasarlo bien, son, sencillamente, infinitas. Y es que esta es otra de las cuestiones a considerar: el anunciante tiene a su disposición a un público predispuesto a escuchar. El único condicionante, entonar correctamente.

En Roldós tenemos las claves para hacerlo. Si quieres que tu marca tenga presencia en festivales y otros eventos de masas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a lograr la notoriedad que estás buscando para tu proyecto.

EnviarShare on FacebookShare on LinkedInShare on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>