¡Quiero una web multi-idioma!

La exclamación que titula esta entrada es una exigencia habitual de muchos clientes a la hora de contratar la realización de una web corporativa para su empresa o marca.

Entendemos los motivos: diferentes targets que hablan diferentes idiomas, requieren webs en su lengua nativa. Totalmente lógico pues querer generar webs multi-idioma que se adapten a tantos lenguajes como sea necesario.

A nivel técnico hace mucho tiempo que este asunto no es un problema. Existen multitud de plugins de todo precio y condición que nos van a ayudar con esta labor. Estos plugins son pequeñas extensiones que se instalan en el gestor de contenidos y permiten una, dentro de lo que cabe, ágil gestión de las páginas de idiomas.
webmultiidioma idiomas

Sin embargo, aunque a nivel técnico no suponga ningún problema, la experiencia dice que a nivel operativo los idiomas suelen ser el principal problema del mantenimiento web. Es un problema muy recurrente y por eso nos hemos animado a escribir este post.

Normalmente cuando se encarga una web se es bastante ambicioso y se suelen encargar más idiomas de lo necesario. Esto supone un coste inicial extra, tanto por la creación de cada una de las páginas y de sus traducciones, como por la traducción en sí. Sin embargo el problema suele llegar a la hora del mantenimiento web. Muchos clientes olvidan que cambiar una palabra en una de las páginas supone cambiarla también en todos los idiomas que se haya elegido, multiplicando por ese número también el tiempo de gestión en cualquier cambio que se quiera aplicar.

Además, muchas veces se contratan webs en idiomas que el cliente no conoce, por lo que es necesario contratar traducciones a terceros para llevar a cabo cada uno de esos cambios, encareciendo el proceso y dificultando su gestión y sus tempos.
web multiidioma
Obviamente, no estamos en contra de las webs multi-idiomas (nosotros mismos la tenemos en tres), pero sí traemos una serie de consejos que os pueden venir bien a la hora de enfrentaros a esta decisión:
  • Conveniencia de la inversión: ¿cuántos lectores puede llegar a tener la versión de tu web en turco? Seguramente muy pocos. ¿Merece entonces la pena realizar la inversión de la traducción de la web al turco? Posiblemente, no. Nuestro consejo: traducir la web solamente a los idiomas que sea estrictamente necesario.
  • Conocimiento del idioma: aconsejamos a todos nuestros clientes que, salvo causa muy justificada, traduzcan la web solamente a idiomas que sean capaces de gestionar internamente. Por un lado, por comodidad y ahorro. Por otro lado, ¿de qué nos sirve una web en un idioma en el que no vamos a poder atender a posibles clientes?
  • Traducción completa: siempre nos preguntamos sobre la necesidad de traducir absolutamente toda la web a todos los idiomas disponibles. Un consejo que solemos dar a nuestros clientes es traducir solamente las partes básicas de la web, sin necesidad de traducir todas y cada una de las páginas, incluyendo el tedioso aviso legal.
  • Selector de idioma: el selector de idioma es la herramienta que permitirá al usuario cambiar la web a su idioma favorito. Recomendamos hacerlo visible y visual para que el usuario de forma rápida localice dónde poner la web en el idioma que prefiera con un solo golpe de vista.

En cualquier caso, necesites el número de idiomas que necesites, en Roldós, podemos ayudarte.

Alejandro Casero, Departamento Digital
EnviarShare on FacebookShare on LinkedInShare on Twitter