Seleccionar página

¡Quiero una web multi-idioma!

La exclamación que titula esta entrada es una exigencia habitual de muchos clientes a la hora de contratar la realización de una web corporativa para su empresa o marca.

Entendemos los motivos: diferentes targets que hablan diferentes idiomas, requieren webs en su lengua nativa. Totalmente lógico pues querer generar webs multi-idioma que se adapten a tantos lenguajes como sea necesario.

A nivel técnico hace mucho tiempo que este asunto no es un problema. Existen multitud de plugins de todo precio y condición que nos van a ayudar con esta labor. Estos plugins son pequeñas extensiones que se instalan en el gestor de contenidos y permiten una, dentro de lo que cabe, ágil gestión de las páginas de idiomas.
webmultiidioma idiomas

Sin embargo, aunque a nivel técnico no suponga ningún problema, la experiencia dice que a nivel operativo los idiomas suelen ser el principal problema del mantenimiento web. Es un problema muy recurrente y por eso nos hemos animado a escribir este post.

Normalmente cuando se encarga una web se es bastante ambicioso y se suelen encargar más idiomas de lo necesario. Esto supone un coste inicial extra, tanto por la creación de cada una de las páginas y de sus traducciones, como por la traducción en sí. Sin embargo el problema suele llegar a la hora del mantenimiento web. Muchos clientes olvidan que cambiar una palabra en una de las páginas supone cambiarla también en todos los idiomas que se haya elegido, multiplicando por ese número también el tiempo de gestión en cualquier cambio que se quiera aplicar.

Además, muchas veces se contratan webs en idiomas que el cliente no conoce, por lo que es necesario contratar traducciones a terceros para llevar a cabo cada uno de esos cambios, encareciendo el proceso y dificultando su gestión y sus tempos.
web multiidioma
Obviamente, no estamos en contra de las webs multi-idiomas (nosotros mismos la tenemos en tres), pero sí traemos una serie de consejos que os pueden venir bien a la hora de enfrentaros a esta decisión:
  • Conveniencia de la inversión: ¿cuántos lectores puede llegar a tener la versión de tu web en turco? Seguramente muy pocos. ¿Merece entonces la pena realizar la inversión de la traducción de la web al turco? Posiblemente, no. Nuestro consejo: traducir la web solamente a los idiomas que sea estrictamente necesario.
  • Conocimiento del idioma: aconsejamos a todos nuestros clientes que, salvo causa muy justificada, traduzcan la web solamente a idiomas que sean capaces de gestionar internamente. Por un lado, por comodidad y ahorro. Por otro lado, ¿de qué nos sirve una web en un idioma en el que no vamos a poder atender a posibles clientes?
  • Traducción completa: siempre nos preguntamos sobre la necesidad de traducir absolutamente toda la web a todos los idiomas disponibles. Un consejo que solemos dar a nuestros clientes es traducir solamente las partes básicas de la web, sin necesidad de traducir todas y cada una de las páginas, incluyendo el tedioso aviso legal.
  • Selector de idioma: el selector de idioma es la herramienta que permitirá al usuario cambiar la web a su idioma favorito. Recomendamos hacerlo visible y visual para que el usuario de forma rápida localice dónde poner la web en el idioma que prefiera con un solo golpe de vista.

En cualquier caso, necesites el número de idiomas que necesites, en Roldós, podemos ayudarte.

Alejandro Casero, Departamento Digital

Buscando soluciones al Social Media multiidioma

A raíz de una charla a la que asistimos esta semana en Nova (una agencia de traducción de Barcelona, donde por cierto, nos trataron fantástico) hemos profundizado en la problemática del idioma en proyectos de Social Media para diferentes países (o comunidades idiomáticas).

Es un asunto muy recurrente entre los que nos dedicamos al Social Media encontrarnos con el problema del idioma: por ejemplo, una empresa con presencia en España y en Portugal, desea crear una comunidad en Facebook ¿Cómo actuar en ese caso? A este problema y a otros más complicados en materia de idiomas nos solemos enfrentar en el día a día de las agencias digitales.

social-media-multiidioma

¿Cómo resolver una conversación en varios idiomas a la vez?

Lo primero a resolver es en qué lengua dirigirnos a esa comunidad, ¿crear dos perfiles y en consecuencia dos comunidades, una por idioma? ¿Tratar de ir a un idioma “neutral” como muchas veces podría ser el inglés? ¿Intentar segmentar las publicaciones por idioma? ¿Publicar indistintamente en una u otra lengua? Sin embargo esta situación no es la más complicada de resolver, y en la mayoría de casos se opta por la creación de una comunidad diferente para cada idioma target.

Pero entonces entramos en el siguiente problema: necesitamos ser capaces de comunicarnos en un idioma que, seguramente, no dominamos. Entonces las posibilidades son más reducidas y casi siempre acaban pasando o bien por contar en el equipo humano con un hablante nativo, o bien por renunciar al proyecto…

A día de hoy, usar las típicas herramientas de traducción online (como Google Translate, aunque parece que también va a tomar el camino de la traducción humana) no es lo suficientemente fiable. Tampoco contar con una agencia de traducción tradicional parece la mejor solución, por la falta de dinamismo que ello implica.

google-translate

Google Translate, el referente en la traducción online actualmente.

Pero ¿qué pasaría si se crearan sistemas de traducción humana a través de internet, adaptadas a las necesidades constantes del Social Media? Pues precisamente creemos que ese es el camino que marca el futuro de este campo. Así que animamos a las agencias de traducción a que se pongan las pilas en este sentido a ver cuándo tenemos disponibles herramientas ágiles y fiables sobre las que podernos apoyar en proyectos de Social Media multiidiomas.

Hasta ese momento, en Roldós estamos preparados para llevar proyectos de Social Media en español, catalán, inglés y portugués. Si estás interesado, pregúntanos aquí.