Festivales, Premios y Publicidad

La pasada semana, la Universitat Autònoma de Barcelona acogió una nueva edición del Drac Novell International, un festival orientado a estudiantes y/o licenciados (hasta dos años después de haberse graduado) en Publicidad o Comunicación. Lo que hace especial a este acontecimiento, no es tanto que sea “el único festival del mundo dedicado exclusivamente a los estudiantes de publicidad y que une el ámbito empresarial y académico”, que también, sino que nos encontremos ya en la 20ª edición. Veinte años son muchos años…

Durante dos días, las paredes de la Facultad de Comunicación de la UAB se han visto vestidas por las numerosas muestras de creatividad de todos aquellos jóvenes que se han animado a presentar sus piezas. Asimismo, las aulas se han llenado de estudiantes y profesionales que se han desplazado hasta Bellaterra para escuchar a los numerosos ponentes que se animaron a compartir su conocimiento y algunas de sus experiencias profesionales más personales, como hizo Ignacio Sala, director de marketing de Atrápalo. A veces nos preguntamos hasta dónde llega la vocación de los profesionales que están dispuestos a compartir sus casos de éxito ý desvelar públicamente algunos “secretos profesionales”. Es de agradecer.

Programa de actividades del Drac Novell Internacional 2017. Fuente

Y bien, durante estos días, además de en “dragones”, hemos estado reflexionando en la suerte que tenemos los que nos dedicamos al maravilloso mundo de la publicidad. Sí, esa actividad cuyas fronteras no acaban de definirse, pero que, y ahí está la gracia del asunto, todo lo abarca. Pese a que nos quejamos del descrédito que sufre en muchas ocasiones por ser una ambigua “nebulosa” –algo que viene sucediendo desde el primer día que se acuñó el término “publicidad”, pero que, contra todo pronóstico, ha continuado avanzando, tranquila, con precisión, demostrando a su paso su eficacia, y acallando así todas las voces surgidas al respecto–. Precisamente, la polivalencia de la actividad hace necesaria la existencia de profesionales y gremios de todo tipo, algo muy beneficioso para todos porque engloba muchas actividades (marketing, retail, diseño gráfico, fotografía…). Esta realidad nos sitúa en una posición muy favorable frente a otras profesiones y sectores; nosotros, los publicitarios, podemos ser premiados por muchas cuestiones, porque siempre seremos juzgados desde diferentes perspectivas. Y eso, creedme, es bueno.

Aquí, tenemos que reconocer la labor de los Colegios y Asociaciones, que nos permiten acceder a todo tipo de información relacionada con estas cuestiones. En esta ocasión la encargada de llevar a cabo el Drac Novell ha sido La Asociación Empresarial de Publicitat, “una entidad comprometida en el desarrollo y defensa de la actividad publicitaria en nuestro país”. Desde 1926 el colectivo de agencias de publicidad se agrupó en una entidad cuya denominación ha ido cambiando. Si atendemos a sus orígenes, fue fundada por Pedro Prat Gaballí, Enric VIor, José María Fortuny y Rafael Roldós Gómez, hijo del fundador de esta casa (no es que nos hayamos propuesto hacer alarde de la vinculación del apellido Roldós con las iniciativas publicitarias… simplemente es un hecho).

Firma del acta de constitución del Gremio Sindical de Agencias de Publicidad de Barcelona, 1948. Fuente: Vuitvegadesdeu!!!

Pero, para que no parezca un caso práctico de publicidad mancomunada, queremos repasar algunos de los Premios y Festivales más importantes en el sector; por suerte, nuestra profesión goza de buena salud en este sentido. Sí, los hay en toda clase de formatos, temáticas y destinatarios. De este modo, cada perfil profesional tiene una oportunidad de “lucirse” y de “mostrar o demostrar” su trabajo al resto del mundo.

En la página web de El Publicista se presentan los principales certámenes de la publicidad y el marketing. A continuación, los nombramos por si alguno de nuestros lectores está interesado en presentar alguna pieza. En cuanto a los Festivales publicitarios nacionales e internacionales, encontramos El Sol, El Chupete, Publifestival, Fiap, El Ojo de Iberomérica, Clio Awards, Cannes, London Festival, One Show, Cresta Awards, New York Festivals, Epica, Eurobest, Echo Awards, John Caples Internacional Awards, EACA PMC European Awards. Por su parte, si atendemos a los nacionales, regionales y locales, aparecen nombres tan importantes como: Agripina, AMPE, Anuario del Club de Creativos de España, Aspid, Drac Novell, Educafestival, Eficacia, Inspira. Premios de la Publicidad de Castilla y León, Inspirational Festival, La Lluna, Laus, Luxury Advertising Awards, Premios Anuaria, Premios Letra, Premios Nacionales de Marketing, Smile Festival,Tocados por la publicidad.

Visto lo visto, creemos firmemente en este tipo de iniciativas, en el empuje que representan para el sector, y en el reto personal que supone para quienes se presentan. Si alguna vez has pensado que promocionar, colaborar o patrocinar un evento de este tipo sería una buena acción para tu marca, no dudes en contactar con Roldós, sabremos cómo ayudarte. Hasta entonces, estaremos atentos…no vaya a ser que nos animemos nosotros también.

EnviarShare on FacebookShare on LinkedInShare on Twitter

Señores anunciantes: escuchen, es tiempo de festivales

De un tiempo a esta parte, la llegada del verano representa, además de grados, kilos y helados, música. Los festivales musicales se han situado a la cabeza de las actividades más deseadas en estos largos y soleados días veraniegos. Los días de vacaciones propician a la diversión, y si hasta ahora las discotecas y las carpas al aire libre eran las mejores opciones para resolver esta necesidad, ahora los conciertos y los festivales han tomado el relevo. Y la oferta es infinita: los hay para todos los públicos, durante diferentes fechas, con estilos de música variados, en entornos tanto urbanos como rurales, de muy distinto formato, de carácter nacional e internacional… Para todos los gustos, vamos.

Desde el punto de vista de una agencia de medios como es Roldós Publicidad, siempre atenta a las posibilidades anunciadoras que ofrece cualquier actividad susceptible de convertirse en medios y/o soportes publicitarios que ofertar a sus clientes, estos eventos representan un fenómeno digno de ser analizado. Realmente, el público objetivo de los festivales está cada vez más definido. Existe un gran número de herramientas que nos aportan una valiosísima información de cada uno de los individuos que decide invertir unas cuantas horas de su tiempo de ocio y una parte de su dinero a escuchar música.

Estos mecanismos de control los encontramos en, por ejemplo, las App de cada festival, que recogen datos sobre la usabilidad, el dispositivo desde donde se navega, cuál es la sección o la información más consultada, etc. Asimismo, la obligatoriedad, en muchos casos, de registrarse para poder realizar la compra de las entradas y abonos permite recopilar una importantísima base de datos gracias a la cual se establecerán posteriores comunicaciones, algo muy útil no solo para establecer un diálogo con el público objetivo sino para medir su respuesta a cada información (promociones, encuestas, ofertas, etc.) que se transmite.

Por otro lado, la participación de los usuarios en las redes sociales también permite obtener valiosísimos datos cualitativos y cuantitativos de los usuarios. Por su parte, y ya en el recinto del festival, los chips que integran las entradas –diseñadas a modo de pulseras– permiten medir y registrar minuto a minuto las entradas y las salidas de los asistentes y el gasto que cada uno de ellos realiza en el recinto.

Efectivamente, cada festival está orientado a un público determinado que tiene algo en común: su pasión por una determinada música. Seguramente, si se toman en cuenta todos los datos obtenidos mencionados en el párrafo anterior, se puede trazar un retrato robot de cada uno de los asistentes (una información muy valiosa para la toma de decisiones futuras) y ver cómo, este grupo homogéneo está integrado por varios subgrupos, uno de los cuales puede ser determinante para una marca concreta. Por tanto, las posibilidades son muchas; existe un público potencial primario, y otro/os secundario/os. Y este público secundario puede resultar, a su vez, muy interesante para captar y fidelizar a quienes, en un futuro, puedan acabar ocupando el primer puesto en el punto de mira de los anunciantes.

Hace un tiempo, leíamos un post muy interesante acerca de este asunto: “Festivales de música: escenario ideal entre marcas y millennials”. En este caso, se refería a la vinculación de los festivales con los millenials. En Roldós, en cambio, pensamos en un público muchísimo más amplio, al fin y al cabo, en esta oferta anunciador ilimitada que comentaremos a continuación, pensamos en todas las generaciones que dedican unas horas a asistir a festivales. Se ha demostrado que, del mismo modo que la música no tiene edad, los festivales, tampoco.

En este sentido, uno de los grandes aspectos que debemos destacar es la gran posibilidad de opciones publicitarias que presentan estos eventos. Sí, no nos engañemos. La presencia de nuestras las marcas de nuestros clientes se puede manifestar de muchas maneras diferentes y en distintos espacios, y las podemos vincular a un único concierto o al festival en su totalidad. Asimismo, las acciones comunicativas que se pueden llevar a cabo ante un público tan predispuesto a pasarlo bien, son, sencillamente, infinitas. Y es que esta es otra de las cuestiones a considerar: el anunciante tiene a su disposición a un público predispuesto a escuchar. El único condicionante, entonar correctamente.

En Roldós tenemos las claves para hacerlo. Si quieres que tu marca tenga presencia en festivales y otros eventos de masas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a lograr la notoriedad que estás buscando para tu proyecto.

EnviarShare on FacebookShare on LinkedInShare on Twitter

Los festivales musicales en los planes de medios

En España, la llegada del buen tiempo supone la proliferación de festivales musicales. El buen tiempo, las horas de sol, las jornadas intensivas de los más afortunados, el olor a vacaciones cercanas, etc. son algunos de los motivos que arrastra a los ciudadanos a decantarse por esta opción en su tiempo de ocio.

Según Wikipedia ‘un festival de música es un tipo de festival o evento social que trata de aglutinar una gran cantidad de conciertos de música durante varios días y generalmente del mismo género musical, de este modo los asistentes al festival pueden pasar varios días disfrutando de música en directo‘.

Fuente

Sin embargo, un festival musical puede ser mucho más que un simple espacio donde se puede ir a escuchar música y algunos optan por participar en las actividades paralelas que se puedan realizar. Es un acontecimiento realmente interesante para muchas industrias, como por ejemplo, la publicitaria. En este sentido, las dos principales ventajas de los festivales musicales son:

  • Por lo general, congregan a un gran número de personas con gustos y aficiones similares. Desde la óptica publicitaria, esto significa alcanzar un altísimo porcentaje de afinidad con respecto a un producto o marca. Así, un anunciante puede realizar una acción, patrocinio o cualquier otra variante, que le permita llegar a su target y podrá hacerlo, posiblemente, sin intrusismos.
  • Esto nos conduce a la segunda gran ventaja de los festivales. Permiten la participación de casi cualquier anunciante. Y es que, no por el hecho de tratarse de un evento musical las marcas tienen que estar vinculadas a música, alcohol u ocio. Los allí presentes, como el resto de humanos, comen, duermen, trabajan, se trasladan y se visten. Y ahí es donde reside el ingenio de los anunciantes, de las agencias de publicidad, y de las agencias de medios (cuya función, en la mayoría de los casos, trasciende a la planificación de medios), en saber ver la idoneidad de los diferentes acontecimientos para cada caso.

Lo mejor de los festivales es que la oferta es ilimitada. En España, por ejemplo, hay tantos como ciudades (y más), y de todo tipo de dimensiones y tipologías, lo que se traduce en infinitas opciones para los anunciantes. Se nos ocurre el festival que tendrá lugar en breve: el Sinsal Son Estrella Galicia, uno de los más singulares de Europa por celebrarse en una isla, la de San Simón (en la Ría de Vigo) y donde el público no conoce el cartel hasta que llega a la isla. Casos como este son una gran oportunidad para que anunciantes y clientes charlen amigablemente y estén en sintonía. Y en Roldós sabemos cómo hacerlo.

Fuente

EnviarShare on FacebookShare on LinkedInShare on Twitter