Seleccionar página

Las marcas viven ideando, pensando y devanándose los sesos, para encontrar formas de llegar a su público de una forma original, efectiva, y más o menos subliminal. Si bien es cierto que la técnica del Product Placement surgió y tuvo su época de esplendor en los años 80, y a estas alturas ya no es nada nuevo, sí podemos encontrar en la actualidad diferentes formas de presentarla, y sigue siendo una de las opciones menos intrusivas  dentro de la oferta de formatos publicitarios convencionales.

Las principales ventajas del Pruduct Placement son las siguientes:

  • Menos Intrusivo
  • Aprovechamos el éxito y la afinidad de un programa con nuestro público
  • Más cualitativo y económico que un formato convencional
  • Factor prescripción del interlocutor

Lógicamente no todo es perfecto. Como todos los formatos “sutiles” en publicidad, debemos ser muy cuidadosos para no sobrepasar la línea de la legalidad, puesto que debemos informar en todo momento que estamos sometiendo a la audiencia a la exposición de un espacio publicitario, especialmente si interactuamos con el producto de una forma Activa.

Podemos distinguir diversas categorías de product placement según su grado de implicación entre el producto y el interlocutor:

  • Pasivo: el producto está presente en la escena y hasta en el contexto, pero los personajes no lo mencionan ni interactúan con él. Aquí vemos un ejemplo de Cola Cao en la Serie “Entre Olivos” de Canal Sur.
  • Activo: los personajes interactúan con el producto sin mencionarlo. Siguiendo el ejemplo de antes, podríamos ver alguna persona en escena tomando ese producto.

– Activo con mención: los personajes incluyen en su discurso la marca del producto, pero sin mencionar su cualidades.

– Activo con Acción: los personajes mencionan algunas de las cualidades positivas del producto. Aquí vemos un ejemplo de Oleoestepa en el programa Cómetelo.

Como comentábamos al principio, el formato de Product Placement ha ido reinventándose y adaptándose a las nuevas plataformas, adquiriendo una presencia mucho más relevante y efectiva con las redes sociales mediante el concepto Influencer, donde determinados bloggers nos cuentan las bondades de las marcas en sus videos de las redes sociales, incluso enseñándonos como dan uso de estos productos, y para qué les van bien en su día a día.

Como siempre en Roldós te ayudamos e encontrar la mejor forma de exponer tu producto para conseguir la mejor “simbiosis” entre marca y espacio.

Carolina Santiago, Key Account Manager