Seleccionar página

Ayer vimos un anuncio de Levi’s que nos ha hecho pensar. Esto ya de por si es bueno, si algo o alguien te hace pensar es que algo ha conseguido. No es que el anuncio sea un nuevo tratado de filosofía postmoderna, pero sí que va un poco más allá de lo normal.

Os lo hemos dejado aquí arriba para que os pongáis en contexto. Resumiendo, un chaval y una chavala son los que mejor se lo pasan en una fiesta por ser los únicos que no están enganchados a su SmartPhone. Según ellos, seguramente StupidPhone.

La mayoría de nosotros pensamos que estamos demasiado enganchados al móvil y criticamos a los que aún lo están más. Y hemos fantaseado con apagarlo ¿unos días? ¿unas horas? a ver “que pasaría”.

Pero queríamos desde aquí ir un paso más allá. ¿Y que pasaría si las marcas apagaran sus “móviles”? En nuestro caso lo tenemos claro, nadie nos contactaría por la web, nuestro newsletter no llegaría a ningún sitio, tú no estarías leyendo esto… Y para otros aún peor, se acabó la atención al cliente vía twitter, se perdieron todos los pedidos online…

Está claro que el experimento no saldría muy bien. La rueda es demasiado grande como para querer pararla ahora. Pero quizás el anuncio de los vaqueros sí que nos puede servir de pequeña reflexión también a las marcas. Pensar si de tanto focalizarnos en el mundo online no estamos viendo lo que pasa a nuestro alrededor. No todos nuestros clientes están mirando la pantallita. Algunos también se tiran a la piscina de mirar hacia arriba de vez en cuando.

Y como la gente de Netflix, todavía hay formas de conseguir que alguien deje su teléfono y mire hacia arriba. Como en este vídeo, con el que cogemos inspiración para nuestra próxima campaña de exterior. ¿Nos tiramos juntos a la piscina? Tranquilo, nosotros no mordemos…