Seleccionar página

En los tiempos que corren, lo que hoy es válido mañana no lo es, así de real y así de crudo.

El sector de la publicidad, como ningún otro, no se escapa de esta realidad. Hemos pasado de los folletos impresos a la inmediatez de la publicidad digital; servida al instante y elaborada unipersonalmente en función de las características de su receptor.

Con la implementación y democratización de internet ha sido posible una cuota de inmediatez y cobertura nunca vista hasta el momento y, con ella, la aparición de nuevos y disruptores entornos con los que hacer crecer el mercado publicitario. Uno de estos entornos son las redes sociales y la más representativa es Facebook. Junto a Google se reparten el 63% del mercado publicitario mundial en internet y en 2017 facturó 29.300 millones de euros por este concepto.

Después de algo más de 10 años en la red, Facebook está empezando a dar señales de desaceleración. Si bien ya éramos conscientes (en muchos casos por propia experiencia) de una disminución del tiempo que los usuarios pasamos en el entorno de la red social, Nielsen desvela ahora más datos que ponen en evidencia este hecho. Así pues, el tiempo que de media gastamos en navegar por Facebook, ha disminuido un 24%. Mirando hacia adelante, las previsiones para este 2018 no son muy alentadoras para la empresa de Mark Zuckerberg. Según un estudio de la consultora Emarketer, perderá este año parte de sus usuarios en España en la franja de edad más joven (-2M Usuarios) en pos de Snapchat (+1,6M) e Instagram (1,9M) que no dejarán de crecer en esta categoria.

¿Nos encontramos delante del principio de la decadencia de las redes sociales? Con mucha seguridad, no. Lo que está claro es que deberán adaptarse a las necesidades del mercado y de sus consumidores, como han hecho Twitter e Instagram, respectivamente. En caso contrario correrán el riesgo de pasar a la historia como tantos y tantos productos, servicios y marcas que creíamos imprescindibles e inmutables hasta que un día, dejaron de existir. ¿O acaso os habéis olvidado ya de Yahoo o de AOL? Juntos, hoy no consiguen sumar más de un 2% de la inversión en el mercado de la publicidad digital… ¡Quién te ha visto y quién te ve!

Roldós, la agencia de publicidad en activo más antigua del mundo fundada en 1872, es un claro ejemplo de esto que comentábamos. Durante (casi ya) 150 años, ha tenido que renovarse y adaptarse una y otra vez a los nuevos tiempos para continuar siendo un referente y merecer la confianza de grandes y no tan grandes marcas que confían el éxito de sus campañas a esta pequeña pero gran agencia.

Un gran paso en esta dirección es la adaptación de la marca Roldós a su actual actividad principal, la planificación de medios. La semana pasada os avanzábamos que próximamente pasaríamos a ser ROLDÓS MEDIA, pero esto no acaba aquí. Durante los próximos días desvelaremos más información, seguid atentos.

Marcel Ricart, Key Account Manager