Seleccionar página

IZAL, Splau y Roldós desafían a un viernes 13

En toda la historia del blog de Roldós, este es el primer post que dedicamos a un concierto. Quizás hasta ahora no teníamos motivo para ello, o quizás sea una cuestión de casualidad. En cualquier caso, ahora podemos hacerlo; no solo tenemos razones, sino que tenemos muchas cosas interesantes que cantar. Digo, contar.

Como tantas otras agencias de medios, en Roldós somos muy conscientes de que debemos buscar nuevas fórmulas para dar servicio a nuestros clientes; lo que esperan de nosotros es que les proporcionemos medios publicitarios alternativos que les permitan contactar con sus respectivos clientes, con hábitos cambiantes y particulares formas de entretenimiento.

En el caso que nos ocupa, esto se materializa en la unión de dos poderosas industrias: la musical y la publicitaria. Así, si algunos agentes están “hundidos” por la caída de las ventas de discos – cada vez más preocupante –, otros no dejan de celebrarlo. Los conciertos han pasado a adquirir un papel cada vez más importante en la carrera de los artistas; un concierto en cada capital ya no basta, sino que las giras se han vuelto infinitas. Ante este nuevo escenario, el negocio publicitario debe saber escuchar atentamente y apostar por técnicas como el patrocinio.

Y esto es lo que Roldós hizo el pasado viernes: de la mano de EuropaFM y junto con Splau, tuvimos la gran oportunidad de patrocinar el showcase que IZAL, uno de los grupos revelación del momento en nuestro país, ofreció en la Sala Salamandra de l’Hospitalet. Como dicen nuestros colegas de Europa FM, ¡los fans de IZAL estuvieron de enhorabuena!”.

De esta experiencia hemos sacado dos conclusiones. La primera, que se trata de una oportunidad única, como sucede con el cine, de llegar a nuestro público objetivo. Nos encontramos ante un grupo de personas que, de manera voluntaria, se reúne en un espacio cerrado con el propósito de disfrutar de un espectáculo. Unas condiciones de impacto inmejorables.

La segunda conclusión, va relacionada con la imagen que proyecta el cliente que patrocina. Vincular una marca a un evento de este tipo comunica, y mucho. Se trata de un formato que permite conocer a los artistas o grupos en estado puro. Y eso es posible gracias a ese patrocinio. Porque, ¿qué es un showcase? Su traducción sería algo así como vitrina, escaparate o vidriera, y viene a ser un concierto exclusivo de pequeño formato, con un aforo máximo de 400 personas, donde el grupo en cuestión presenta un concierto acústico. Y… ¿cuáles son las ventajas?

Principalmente, tres. La primera, el precio: representa casi el mismo presupuesto que el de una campaña convencional de, por ejemplo, la emisión de varias cuñas radiofónicas. La segunda, la difusión: los días previos y posteriores al evento, hay mucha difusión a través de cuñas radiofónicas que promocionan el concierto, mención en redes sociales, etc. La tercera ventaja es la presencia de la marca en materiales alternativos: invitaciones, photocall del evento, stand propio, etc.

Así que, si estás interesado en este u otro tipo de eventos, no dudes en contactar con Roldós. A los supersticiosos, decirles que ni un viernes 13 pudo con IZAL. El evento se tradujo en un “aforo completo”.

El auge de las tiendas ‘pop-up’

A lo largo de los últimos años hemos visto nacer un nuevo concepto comercial que parece que llega para quedarse. Es ni más ni menos que el de las tiendas ‘pop-up’, un recurso novedoso en el que el espacio físico de la tienda pasa a ser efímero, temporal o itinerante, ofreciendo al visitante y eventual comprador una experiencia especial e irrepetible.

Esta tendencia nació en ciudades como Nueva York y Londres y se ha ido extendiendo a lo largo de la geografía, ya que son formas alternativas para dar a conocer el producto que habitualmente vendes online, presentar una nueva colección o ofrecer a tus clientes una oportunidad para acercarse a tu marca de una forma diferente y exclusiva. Además, esta fórmula permite que una empresa pueda tener presencia en distintos lugares del mundo de forma itinerante sin unos gastos fijos exagerados.

Hace ya dos años el outlet de moda online Privalia abrió con gran éxito una tienda ‘pop-up’ solidaria en el marco del Summer Fashion Day de Barcelona con el objetivo de recaudar fondos para el Casal dels Infants. La venta convocó a más de 2.000 personas que además pudieron asistir a talleres de maquillaje, manualidades, fotografía, degustaciones gratuitas y un servicio de ‘personal shoppers’, disfrutando de una experiencia única.

Además de ser excelente para empresas emergentes y en proceso de expansión, este concepto ha sido recogido con destreza por empresas multinacionales de gran calado, como recientemente ha hecho IKEA en España. La marca celebra sus 20 años en nuestro país, y para celebrarlo ha decidido abrir dos tiendas ‘pop-up’ en el centro de Madrid (Calle San Cayetano, 5) y Barcelona (Calle Comerç, 17). Estas tiendas contarán con un surtido de productos exclusivo que hace homenaje a la tradición sueca y que no se podrá encontrar en otras tiendas IKEA de España.

Esta acción, que tiene un objetivo mucho más relacionado con la publicity y la notoriedad que con una estrategia de ventas, durará poco más de una semana. Además, durante los días de apertura, se organizarán distintas actividades y talleres enfocados a la personalización de muebles y complementos para el hogar, lo que supondrá toda una experiencia para los amantes de la marca sueca.

En resumen, el secreto del éxito de las tiendas ‘pop-up’ es la percepción de fugacidad de estos establecimientos, que transmite a los clientes un carácter de urgencia, oportunidad y exclusividad que favorece las ventas y aumenta la notoriedad de la marca la marca. La clave está en ofrecer una experiencia de compra única. Si has pensado alguna vez en esta o en otras estrategias de marketing y estás buscando un aliado para llevarlas a cabo, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros.

A falta de metro, ¿zepelín?

Durante estos días, Barcelona está viviendo un auténtico caos en lo que se refiere a la movilidad. Su red de transporte ha quedado gravemente afectada por dos motivos. En primer lugar, debido a la gran aglomeración de público generada por la celebración, del 22 al 25 de este mes, del Mobile Word Congress. En segundo lugar, por las huelgas de los transportes públicos de Barcelona (autobús, metro y trenes de Renfe), que han paralizado numerosos servicios y trayectos habituales.

En estas líneas no pretendemos juzgar la legitimidad de este tipo de manifestaciones. Sin embargo, queremos reivindicar que, más allá del perjuicio que representa para la población y para el mencionado certamen, a nosotros, agencia de medios, y a nuestros clientes, anunciantes, nos afecta más de lo que aparentemente pueda parecer. Todos debemos tomar conciencia; este tipo de actos tienen unas repercusiones mucho mayores de las que se puedan apreciar apriorísticamente.

Pero, si de algo hemos aprendido a lo largo de estos casi 150 años de actividad es a no achicarnos ante los problemas. Se nos plantea, como posible alternativa ante esta situación, el acontecimiento que tuvo lugar en las primeras décadas del siglo pasado. En 1929, un año crucial para Barcelona gracias a celebración de la Exposición Internacional de Barcelona, la ciudad se vio sobrevolada por un enorme zepelín.

Sí, tal y como pudieron presenciar numerosos ciudadanos, a eso de las 14.30 del 16 de mayo de 1929, el dirigible Graf Zeppelín, sobrevoló Barcelona, y a muy baja altura, montado en un grandioso zepelín, y recorrió zonas tan concurridas como Plaza de Catalunya, el Paseo de Gracia o Plaza de España.

El Conde Zeppelin sobre la Exposición de Barcelona.
Fuente: Heraldo Deportivo

Otra opción que se nos ocurre es la de retomar aquellos tranvías, tirados por caballos, y que esta casa tuvo la oportunidad de anunciar.

Anuncio autopublicitario de Roldós y Compañía, publicado en 1878
Fuente: El anunciador catalán

Seguros de su viabilidad, no estamos, pero sí sabemos que en términos publicitarios, supondría la mejor herramienta para llegar a estos 100.000 visitantes que estos días circulan por nuestras ciudades.

Entre otros, en Roldós ponemos a tu disposición los servicios de investigación, planificación, gestión y compra de espacios en transporte público. Como ya os venimos contando desde hace mucho tiempo, experiencia, lo que se dice experiencia en el sector, no nos falta. Lo que necesitamos, ahora, es la valentía de algún anunciante. ¿Te atreves?

A propósito de La Mercè

A las puertas de una nueva edición de las fiestas de la Mercè, nos ha vuelto a venir a la cabeza la figura de nuestro fundador, Rafael Roldós Viñolas. Que su mentalidad era inquieta, es algo que ya venimos descubriendo desde hace algún tiempo. En esta ocasión nos parece oportuno rememorar una de sus iniciativas, elaboradas siempre bajo un prisma publicitario y en un contexto donde innovar era crear de la nada, lo que todavía las convierte en más ilustres.

A finales del siglo XIX este pionero se atrevió a emprender nuevos proyectos y a idear formas alternativas de explotación comercial del mobiliario urbano. En el año 1877 presentó al Ayuntamiento de Barcelona una propuesta de decoración urbanística de las Ramblas de Barcelona, con motivo de la celebración de las fiestas de la Mercè, nombrada patrona de la ciudad por el Consell de la Ciutat cuando hubo finalizado la plaga de langostas que se produjo en la ciudad en 1687. Así, Rafael Roldós presentó un proyecto donde exponía que: “Teniendo presentado un proyecto para aumentar el decoro de la Rambla en los días de ferias y fiestas de la Merced (…) por el cual el nomenclato estará comprendido en tanjas recortadas en un metro y diez centímetros de ancho por un metro y cincuenta o sesenta centímetros de alto con cuatro banderas de un metro de ancho por un metro setenta centímetros de largo. Dichos escudos trofeos como complemento se sujetarán a los árboles mismos, por lo cual los polos del primer proyecto desaparecen y así dejan el paso mas franco y espedido”. [1]

Naturalmente, el objetivo de Roldós no era otro que el de utilizar estos elementos decorativos como soportes publicitarios, favoreciendo así a la actividad de su agencia de publicidad, Roldós y Compañía, y a la del negocio publicitario, aún en fase embrionaria. En el dibujo que sigue a continuación, adjunto a la memoria que presentó al Ayuntamiento, puede apreciarse la majestuosidad del proyecto.

Dibujo Ramblas_1877

“Nomenclato Anunciador. Vista longitudinal”. Dibujo a escala 0,04/1,00, del proyecto de decoración de las Ramblas con motivo de las fiestas de la Mercé.

Sin embargo, a pesar de los múltiples intentos de Roldós, el Ayuntamiento no aprobó su propuesta y no se llegó a materializar. A pesar de ello, Roldós siguió al frente de nuevas iniciativas -como veremos a lo largo de las próximas semanas- de igual modo que la publicidad exterior siguió su evolución hasta llegar a las sorprendentes propuestas que encontramos actualmente por las calles.

porcelanosa tram

Hoy, casi 140 años más tarde, en esta casa seguimos trabajando con todo tipo de medios y soportes publicitarios, e ideando nuevas alternativas. Porque sabemos que la publicidad se ha hecho grande gracias a iniciativas como ésta.


[1] Carta enviada por Rafael Roldós Viñolas al Ayuntamiento de Barcelona. Barcelona, 14 agosto 1877.