Seleccionar página

Hoy, 22 de octubre de 2018, se cumplen 100 años desde que Rafael Roldós Viñolas, considerado el primer agente de publicidad documentado de nuestro país y fundador de una de las primeras y más importantes agencias de publicidad, nos abandonara. Hace dos años, este hito supuso el inicio de un debate acerca de la conveniencia de su conmemoración. Para algunos, era un hecho demasiado trágico como para ser celebrado. Otra parte del equipo, los que opinan que sin historias no hay Historia, apostó por la importancia del mismo y la idoneidad de ponerlo en valor. Si no se conmemora este tipo de acontecimientos, nuestro pasado se debilita. Al fin y al cabo, no se pretendía celebrar, sino homenajear, un matiz a tener en cuenta. Tras mucho debatir, a la vista está que el homenaje salió victorioso: el 1 de enero de 2018 se daba por inaugurado el “Año Roldós”.

Desde entonces se ha trabajado muy duramente; era un ambicioso proyecto y suponía la puesta en marcha de muchos temas, algunos de los cuales hemos podido tirar adelante y otros, por diversas circunstancias, no. Hoy nos centraremos en el acto que tuvo lugar hace apenas cuatro días. Con casi un centenar de trabajadores, extrabajadores, medios de comunicación, clientes, familiares y amigos, el pasado jueves 18 de octubre celebramos la clausura del Año Roldós. El acto se celebró en el hotel Catalonia Plaza Catalunya, ubicado en la calle Bergara, 11 de Barcelona, una elección nada causal ya que, durante casi cinco décadas del siglo pasado, la agencia Roldós ocupó este emblemático edificio. Y, para mayor inri, en 1969, se trasladó al número 10 de la misma calle, donde permanecería hasta principios del siglo XXI. La calle Bergara, por tanto, nos traía a todos muchos recuerdos. Y entre recuerdos transcurrió la velada…

Antes de las 20h empezaban a llegar los invitados más puntuales, que recibieron una cálida acogida por parte de los diferentes miembros del equipo Roldós, quienes, a su vez, se encargaban de animarles a tomarse una fotografía en el photocall realizado para la ocasión –obra de nuestros amigos de C printing emotions–. De este modo, todos pudimos inmortalizar el momento junto al protagonista del evento; una ilustración a tamaño real de Rafael Roldós Viñolas –realizada por la ilustradora Dagnae Tomás– ocupaba casi su totalidad.

José Manuel Casasnovas, consejero delegado de Roldós Media y bisnieto del fundador, fue el encargado de actuar como maestro de ceremonias, y tras un emotivo discurso, dio paso a la proyección de un video creado para la ocasión y que contaba con numeroso material hasta entonces inédito. La voz de la locutora Olatz Larrea nos trasladó al siglo XIX, y nos acercó la trayectoria personal y profesional de este emprendedor.

Tras la proyección y el clamor de los asistentes, se dio paso al esperado cocktail, un momento donde pudimos compartir charlas, risas y anécdotas. Entretanto, los más atrevidos, aprovecharon para dejarse fotografiar por Photocall Barcelona customizados de época, una caracterización muy oportuna en una efeméride como la que nos reunía.

Y como sucede en muchas despedidas, la clausura procedió con emotividad, con la misma emoción que reinó durante el transcurso del acto. A su marcha, todos los asistentes fueron obsequiados con un regalo realizado, con mucho cariño, para la ocasión y que, por lo que nos han transmitido, fue muy bien acogido.

Hoy, pasada ya la resaca postevento, queremos agradecer una vez más a todos los que nos habéis acompañado a lo largo del caminoEl Año Roldós es la materialización del duro trabajo que se ha llevado a cabo a lo largo de casi 150 años. Y eso, sin todos aquellos que en algún momento os habéis cruzado con el nombre Roldós y habéis querido formar parte de esta familia, no hubiera sido posible. Gracias, de verdad, por hacer que esta familia sea cada día más numerosa. Tras 100 años sin Rafael Roldós Viñolas, su legado sigue vivo.

Carolina Serra, Departamento de Marketing

No quisiéramos dar por finalizado este post sin mencionar algunos de los nombres que nos han ayudado a tirar adelante algunos proyectos enmarcados en el Año Roldós, como Houser & Houser, Laura Pousa, Teresa Enrich, Rubens Piquer o la Castellera, entre otros.